lunes, 30 de agosto de 2010

Still dirrty

Últimamente la gente me ve raro. Me hacen preguntas raras. Y hacen gestos más raros cuando les respondo. Eso los que me ven, porque la gran mayoría no lo hacen. Creen que estoy muerto, muertitico. Aseguran que estoy muerto porque ya no me ven moviendo esta anatomía en el dancefloor. Aseguran que estoy muerto porque ya no protagonizo shows de esos que me quedaban tan bien para llamar la atención de Raymundo y todo el mundo, literalmente la de Raymundo. Y literalmente la de todo el mundo. Aseguran que estoy muerto porque ya nunca me peino y mi pelo huele a jabón de baño. Aseguran que estoy muerto porque mis viernes perfectos sólo incluyen una cama y una película. Aseguran que estoy muerto porque ando muy serio, porque antes regalaba sonrisas como si no se acabaran, especialmente a Raymundo y a todo el mundo.

Es curioso. Que no mueva la anatomía en el dancefloor no quiere decir que no la mueva, ahora la muevo más, ahora la muevo mejor, así con ganas y encima de él. El show debe continuar, y los míos no han parado. Pero ahora son privados, son los que disfruto y la atención de él es la que quiero. Él ha sido mi mejor público. Y no es que haya perdido el glamour ¡antes muerta que sencilla sí señor! Pero es que es él el que juega con mi pelo, mi pelo que ya no necesita moco de gorila ni shampoo, mi pelo que crece entre sus dedos. Como yo. Y los viernes son perfectos. Porque la verdad ni él ni yo vemos la película. De las sonrisas me disculpo, esas deben abundar siempre. Pero es que las más ricas son las que salen de adentro, las que salen de adentro cuando lo veo llegar a la puerta de mi casa y me lo imagino llegando a la de la nuestra. Y sonrío.

Últimamente la gente asegura que estoy muerto. Es curioso. Nunca antes me había sentido tan vivo.

sábado, 21 de agosto de 2010

Loca y celosa

-Los amores más duraderos son aquellos en que uno de los dos amantes es extraordinariamente celoso- Mariano José de Larra
Lo celo porque yo me lo encontré y me esforcé. Bien perfumadito, peinadito y con los mejores trapitos desde la primera cita.

Lo celo porque yo soy una persona muy pasional, los celos son solamente otra manifestación de esa cualidad.

Lo celo porque alguna vez me dejaron y me dolió. Si vos me dejás, it is the end para el terrible, you know what I mean, galician boy? (ves, yo también soy bilingüe)

Lo celo y no es paranoia. Yo he visto como me lo ven en las calles, la gente ya no respeta.

Lo celo porque yo sé que a vos en el fondo te gusta, te gusta saber que te quiero mío y que mato a cualquiera. Ya está advertido.

Lo celo porque es consecuencia de la felicidad, una muy amarga pero consecuencia al fin.

Lo celo porque estoy enamorado. El que no siente celos no está enamorado, esa es la puritica verdad.

martes, 10 de agosto de 2010

Felicidades a los novios

Ya me lo imagino, mi mami guapísima con un vestido largo y azul, la tuya en tacones y con una copa de vino en la mano. Quiero que mis sobrinas vayan vestidas las dos igual, quizás de blanco, por lo menos para que alguien vaya de blanco. Y luego quiero una fiesta grandísima, podemos comer mariscos si eso querés, a mi familia también le encantan. De los invitados lo único prohibido son los “exes” y los admiradores, los tuyos claro está. No he pensado en las invitaciones, algo sencillo pero que se vea elegante, para la ocasión. Y ya te dije que no me importa que pienses que los anillos son una polada, yo quiero algo brillante y bien caro. Sí ok, probablemente no lo voy a usar pero, ¿se imagina lo bello tener un recuerdo en kilates? Y después de la borrachera y la bailada tapáme los ojos en Costa Rica, no quiero saber dónde vamos a aterrizar. Ah muy importante, no te quités la barba ni te cambiés el peinado ese día; parecés una estrella de cine, por lo menos a mí siempre me lo has parecido, mi estrella, mi amor.
Si si yo sé que falta mucho para ese día, que faltan días para ese día, pero hoy dejáme soñar, hoy siento que todo es posible.

domingo, 1 de agosto de 2010

En defensa propia

Mis más sinceros perdones a todas ustedes niñas bonitas, que en mi historial fueron minoría. Mi intención nunca fue engañarlas de la forma que lo hice. Mis ademanes de galán, sonrisas de coqueto y caricias inocentes no las forcé, tampoco las sentí, pero eso no fue culpa de ninguna. Discúlpenme si les hice creer que en mí encontrarían al jovencito de sus sueños y que en 8 o 9 meses encontrarían al hombre merecedor de sus flores virginales. Perdón, ahora saben que si en algún momento iba a estar cerca de su flor, iba a ser para adornarla. De verdad perdón Ale, Mónica, Karla, Lucía, Andrea, Mari, Melisa, Pamela y a la chiquilla guatemalteca de cuyo nombre la verdad no me quiero acordar.

También para ustedes mis perdones chiquillos, que me descubrieron a mí en pleno descubrimiento. Con ustedes no forcé nada, pero tampoco los sentí lo suficiente como para quedarme. Espero no me guarden rencor por lo efímero de mi actitud y me encuentre al menos entre los cinco mejores besos de su historial, digo, modestia aparte, soy bueno. Iba a mencionarlos a ustedes también, pero no quiero exigirle tanto a la memoria.

A todos, si los herí, les aseguro fue en defensa propia. ¡Llámenme! No no, mejor me textean.