sábado, 19 de noviembre de 2011

Dedicatoria

A mi niño,
parada obligatoria de este viaje.

Yo tengo mucha necesidad de ser consolado.
Yo no soy capaz de comprender las cosas por mí mismo.
Yo creo conocerme.
Yo camino en línea recta.
Yo no tenía una flor única sino una rosa ordinaria.
Yo era único en el mundo.

Debes saber que uno se expone a llorar un poco, si se deja domesticar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada