sábado, 31 de diciembre de 2011

F.U.1.1.


No es suficiente que el número cambie, yo voy a poner de mi parte y me voy a tomar unas 1000 o 1001 pastillas muy muy poderosas. Mejor 1000, la intención no es morirme, solamente perder la conciencia y la memoria, no me interesan esas mierditas de codificar, almacenar y recuperar información. Entonces, voy a ser otra cosa, ya perdió el chiste ser uncarajillomuymuygayqueescribesobreelloydesdequeterminóconsuexsoloescribesobreélcosasaburridasyrepetidascomosuvidamisma y por eso me apetece despertarme como otra cosa, quizás un macho bien macho y rebautice esta vara “los muchachos de antes sí sabían patear el balón” o mujer y lo cambio “los muchachos de antes si sabían darme orgasmos”. La cuestión es que me aburrí de mí y de esta lloradera y esta quejadera y esta rosadez. Si me los topo en la calle y no los reconozco perdón, fueron las pastillas. Si me ven en la calle y no me reconocen, felicítenme.


Puta, ¿qué esta vara rosada en mi brazo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario